Archivo de la etiqueta: Pirineo Aragonés

“VINO QUEMADO” DE LAS CINCO VILLAS

Ejea de los Caballeros, donde se elabora nuestra receta de hoy. Fotografía: TurisBox


@3frange

Hoy en La Cazuela de Aragón vamos a hablar del vino quemado, una bebida caliente muy propia para tomarla en estos días de frío invierno y, por qué no, como acompañante para los polvorones y turrones que seguro acompañarán vuestras sobremesas estas Fiestas. La receta original de esta bebida procede de las Cinco Villas, concretamente de Ejea de los Caballeros, donde se utilizaba incluso con fines medicinales.

¿Qué necesitaremos para elaborar un buen vino quemado? En primer lugar, un litro de vino tinto (a ser posible, de una Denominación de Origen aragonesa). Después, una taza de pasas de Corinto (sirve cualquier tipo de pasas, pero estas aportan más dulzor), una docena de higos secos, cuatro orejones (albaricoque seco, aporta un sabor muy especial al vino) y cuatro cucharadas de azúcar (no es aconsejable añadir más, ya que el sabor dulce lo hemos conseguido con los frutos secos).

En cuanto a la preparación, es relativamente simple, pero recomendamos que la elaboréis entre dos personas, de esta forma podréis controlar mejor que todo salga a la perfección.

  • Primero, calentamos el vino en una olla grande, como esta, pero sin que llegue a hervir. A continuación, lo retiramos y procedemos al quemado: le prendemos fuego, ¡con cuidado para no quemarnos!
Fotografía: Red Aragón
                   Fotografía: Red Aragón
  • Mientras el vino está ardiendo, añadiremos las pasas, los higos y los orejones, estos dos últimos, a ser posible, en trozos más pequeños (basta con cortarlos en dos mitades). Remover con el cucharón más grande que tengamos, para no acercarnos al fuego.
  • Dejamos que el vino siga quemándose, ahora con los frutos en su interior, y esperamos cinco o seis minutos. El vino está absorbiendo todo el sabor de los frutos. En ese momento, apagamos la llama (cubrimos con una tapa la olla para apagar la combustión). ¡Ya lo tenemos listo!

Este vino tiene que ser bebido muy caliente para disfrutarlo con todo su dulzor y sabor. No obstante, tenemos que avisar de que hay que tomarlo con moderación, por su alto contenido en azúcar y alcohol, una combinación peligrosa cuando se abusa de ella, como muestra este artículo de Chemocare.

Esperamos que disfrutéis de una bebida muy apropiada para su consumo en fechas invernales  acompañada de unos dulces navideños de Lacasa. ¡Viva el vino… quemado!

¿SABÍAS QUÉ…? Las localidades de Orés y Layana, también en las Cinco Villas, conocidas por sus farinosos, elaboran el vino quemado añadiendo canela, membrillo, manzanas y un poco de ron. También cambia la receta en el Pirineo, donde se le añaden peras y suele cambiarse el azúcar por la miel, de ahí su nombre en esta zona, vino melado.


Desde La Cazuela de Aragón queremos comprometernos con el consumo responsable de bebidas alcohólicas y hacemos nuestro el lema Si bebes, no conduzcas. Por una Navidad sin accidentes.

Anuncios

PIRINEO ARAGONÉS, MONTAÑAS PARA COMÉRSELAS

Fotografía: Viajejet

@3frange

El Pirineo Aragonés es, sin lugar a dudas, uno de los mejores enclaves turísticos y medioambientales de Aragón.  Son muchos los atractivos que ofrece tanto a los que somos de la tierra como a los foráneos, la mayoría de ellos en plena naturaleza. Hoy en La Cazuela de Aragón queremos acercarnos a su gastronomía, una de las grandes desconocidas de la riqueza de nuestras montañas.

La cocina del Pirineo Aragonés es el reflejo de la tradición de sus pueblos y gentes. Cada cucharada, cada plato que saboreemos nos permite recrearnos en el clima, las costumbres y los modos de vida de cada valle. Entre los productos que hoy destacamos están las chiretas, la sopa belsetana, el bacalao al ajoarriero y el queso de Saravillo.

¡Que los disfrutéis! (A ser posible, en una escapadita al Pirineo un fin de semana).

Las chiretas. Este alimento es una prueba de que en la cocina tradicional ya se seguía la regla de no tirar nada. Están elaboradas con los restos del cordero, concretamente con la tripa, que se rellena de arroz con ajo, perejil y otras especias. También ha de llevar las mollejas, el pulmón e incluso se aprovechaba el corazón. Aunque se solía comer como plato contundente, ahora es frecuente que se sirvan como tapa.

La sopa belsetana. Una combinación de caldo y albóndigas de cerdo, aromatizadas con perejil y azafrán. Un plato muy apropiado para el invierno, debido a su enorme aportación calórica.

El bacalao al ajoarriero. Este plato no tiene una receta fija, pues procede de una tradición antigua, probablemente los arrieros (transportistas de bienes con mulas) fueron sus artífices, y lo elaboraban por el camino. Lo que no puede faltar es el bacalao, el ajo, las patatas y la cebolla. Por si queréis seguir una receta 100% aragonesa, aquí os dejamos un vídeo de WillyviajeraPuri en su canal de YouTube.

Queso de Saravillo. Un producto típico que no podía faltar, el queso. Este es elaborado a partir de leche de ganadería propia y tiene distintas variedades: fresco, curado de cabra, semicurado de vaca, curado de vaca, etc. Si viajáis por el valle de Gistaín, no podéis dejar de comprarlo.

El queso de Saravillo es uno de los más conocidos del Pirineo. Fotografía: Turismo Sobrarbe
El queso de Saravillo es uno de los más conocidos del Pirineo.                             Fotografía: Turismo Sobrarbe