Archivo de la categoría: La receta del chef

Cocina para niños

Fotografía: Antonio Pardo

@pardoantonio13

Las Navidades y el Año Nuevo son fechas propicias para estar con la familia y disfrutar de los más pequeños. Y qué mejor que hacerlo cocinando, junto a ellos, suculentos manjares. Hoy, en La Cazuela de Aragón, os enseñamos a preparar un postre, los Suspiros de Los Amantes de Teruel. Pese a ser típico del 14 de febrero, todos sabemos, como dice el refrán, que “a nadie le amarga un dulce” y menos en estas fechas.

Lo primero para comenzar a preparar este postre es saber los ingredientes:

-8 porciones de quesitos blandos

-2 huevos

– 100 gr. de mantequilla

-50 gr. de azúcar

– 40 tartaletas de hojaldre

-50 gr. de azúcar glas

El proceso de elaboración de estos suspiros es muy simple, ya que tan solo consta de cuatro pasos y el tiempo, en total, no supera los 20 minutos; por ello, es un plato ideal para hacerlo con los más pequeños. Sin embargo, pese a no tratarse de una receta compleja, la atención con los niños debe ser máxima, ya que cualquier despiste puede resultar fatal. Además, recordemos que durante este periodo festivo, la cocina se convierte en el lugar donde más accidentes domésticos se producen.

Pero seguro que todos vosotros sois cuidadosos en este aspecto de la seguridad y no tenemos que lamentar ningún accidente doméstico en la cocina.

El paso número uno es verter los ingredientes en un recipiente alto: las dos yemas de huevo, el azúcar, los quesitos y la mantequilla, ya fundida en el microondas. Posteriormente, se mezclan con la batidora, durante unos dos o tres minutos. Una vez realizado esto, se rellenan, con cuidado, las tartaletas y se meten al horno, durante 15 minutos al grill.

Fotografías: Antonio Pardo.

Por último, se colocan las tartaletas en el plato o bandeja donde se vayan a servir y se espolvorean, al gusto, con azúcar glas. Nuestros comensales ya pueden degustar el suculento manjar de “Los Suspiros de los Amantes de Teruel”.

A continuación, podéis ver una pequeña demostración, cocinada en La Cazuela, de cómo se prepara este dulce típico de la localidad turolense.

Vídeo: Antonio Pardo (La Cazuela de Aragón).

Anuncios

El Roscón de Reyes de Nonaspe

Fotografía: Javier Vílchez

@3frange

La Navidad y las prisas van de la mano en muchas familias, también en Aragón. La noche de Reyes, con las prisas de preparar los regalos para los más peques de la casa y la copita de Cava Reyes de Aragón para sus Majestades de Oriente, podemos olvidar algo muy importante que deslucirá el día más esperado del año de los niños y niñas: el roscón. ¿Qué hacer? Seguid leyendo y tomad buena nota:

En Aragón también tenemos nuestra propia receta de roscones, concretamente los roscones de Nonaspe (Comarca de Bajo Aragón-Caspe), en donde la receta consta de 500 gramos de masa de pan (vale la harina), 6 huevos, medio kilo de azúcar, 100 gramos de anís en grano, 3 sobres de gaseosa, medio litro de aceite, dos vasos de agua, 2 palitos de canela en rama  y dos copitas de aguardiente. Seguro que muchos de vosotros tenéis estos ingredientes en vuestra despensa. Entonces, no tenéis más que seguir estos pasos para poder salvar vuestro día de Reyes.

– Primero se hierve el agua con los granos de anís y la canela en rama. Cuando ebulla, colarla y verterla sobre la masa que debe tener ya el aceite.

-Después de haber desecho la pasta, añadimos los huevos batidos, el azúcar, las gaseosas y toda la harina que admita para que no esté dura.

-Una vez todo esté bien mezclado y conseguida la pasta, se deja reposar hasta que aumente de tamaño.

-Se da forma a a las porciones y se deja de nuevo en reposo dos horas. Después, espolvoreamos con azúcar y metemos en el horno durante cuarenta minutos.

Fotografía: Cocina Sana y Fácil
                                        Fotografía: Cocina Sana y Fácil

Esperemos que seáis muchos en casa y que invitéis a los abuelos, tíos, primos… ¡la receta es para 8 personas! Que la disfrutéis.

Para quienes tengáis alguna duda, os dejamos un vídeo de Robin Food, donde también podréis haceros una idea de cómo debería quedaros…

¿SABÍAS QUE…? La tradición del roscón de reyes se pierde en el tiempo. Parece ser que fueron los romanos quienes por primera vez lo elaboraron, pero con un motivo bien distinto del que conmemora hoy en día. Se elaboraban tortas redondas con frutos secos para celebrar las Fiestas de los Esclavos, que iniciaban el diciembre el descanso de los ciudadanos no libres de Roma en los meses invernales. Unos siglos más tarde, en Francia se jugaba al Roi de la Fave, el Rey del Haba, y quien la encontraba dentro de la torta era colmado de regalos. La Iglesia se encargaría de aportar el tinte religioso a este dulce más antiguo que el cristianismo.

El Guirlache, un turrón aragonés

Fotografía: iberianwinesandfoods

@pardoantonio13

Entre la extensa lista de las cosas navideñas que se venden antes de su consumo, están los dulces y postres típicos.Y de este último es del que vamos a hablar. Concretamente, del guirlarche, la versión aragonesa del turrón.

El guirlache, como decimos, es el dulce navideño de la Comunidad de Aragón. Pese a que también tiene cabida en otros lugares de la geografía española, el valor que los pasteleros aragoneses le otorgan lo ha convertido en un producto propio. La receta de su elaboración traspasa siglos  y, pese a los matices culinarios de cada zona, conserva sus ingredientes esenciales: almendras peladas, azúcar, limón en zumo y aceite de almendras.

Una de las fórmulas que más se han extendido es el “guirlache de Zaragoza“, divulgada por Teodoro Bardají, periodista e ilustre gastrónomo aragonés. A continuación, presentamos una receta elaborada por Cocina Aragonesa.

Las cantidades que se necesitan para elaborar la receta son:

  • 400 gr. de almendras peladas
  • 500 gr. de azúcar
  • Medio limón en zumo
  • 1 dl. de aceite de almendras

PREPARACIÓN:

El primer paso es secar las almendras en el horno o en una sartén para que adquieran un ligero color. Después, se trocean las almendras en pedazos grandes y se pasan por un cedazo grueso para eliminar los trozos más pequeños.

Una vez realizado el paso anterior, se colocan las almendras en un cazo junto con el azúcar y el zumo de limón, y se deja a fuego suave hasta que el azúcar se haga caramelo. De vez en cuando,hay que moverlo con la espátula para que no queden grumos. Cuando el caramelo esté dorado, se vierte la mezcla sobre una superficie untada con aceite de almendras.

Cuando se haya enfriado, se pasa un rodillo por encima para extender la masa e igualar con un cuchillo los bordes. El corte se suele hacer al gusto de quien lo prepara, aunque la forma que se le da es, normalmente, rectangular.

Otra alternativa para elaborar el guirlache es utilizar también almendras enteras, pero mondadas y semitostadas. También, se le puede echar avellanas, piñones o cacahuetes.

Aquí os dejamos una galería visual, donde se muestra la elaboración del guirlache, paso por paso. (Fotografías: Red Aragón)

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El Guirlache hecho en Aragón

Si hay una marca que conoce bien la elaboración del guirlache es Lacasa. Esta grupo empresarial, de origen aragonés, incluye en su abanico de productos, donde destacan los Lacasitos, los Conguitos y los Divinos, el Guirlache de Aragón, Desde que Lacasa comenzó su andadura, en 1852, productos típicos como este han experimentado un proceso de evolución, sin perder la esencia y las características que lo hacen especial.

El guirlache elaborado por Lacasa se encuentra en la sección de dulces navideños de los supermercados y su precio aproximado es de 4,55 euros. No obstante, después de leer esta entrada, siempre puedes hacértelo tú mismo.

“VINO QUEMADO” DE LAS CINCO VILLAS

Ejea de los Caballeros, donde se elabora nuestra receta de hoy. Fotografía: TurisBox


@3frange

Hoy en La Cazuela de Aragón vamos a hablar del vino quemado, una bebida caliente muy propia para tomarla en estos días de frío invierno y, por qué no, como acompañante para los polvorones y turrones que seguro acompañarán vuestras sobremesas estas Fiestas. La receta original de esta bebida procede de las Cinco Villas, concretamente de Ejea de los Caballeros, donde se utilizaba incluso con fines medicinales.

¿Qué necesitaremos para elaborar un buen vino quemado? En primer lugar, un litro de vino tinto (a ser posible, de una Denominación de Origen aragonesa). Después, una taza de pasas de Corinto (sirve cualquier tipo de pasas, pero estas aportan más dulzor), una docena de higos secos, cuatro orejones (albaricoque seco, aporta un sabor muy especial al vino) y cuatro cucharadas de azúcar (no es aconsejable añadir más, ya que el sabor dulce lo hemos conseguido con los frutos secos).

En cuanto a la preparación, es relativamente simple, pero recomendamos que la elaboréis entre dos personas, de esta forma podréis controlar mejor que todo salga a la perfección.

  • Primero, calentamos el vino en una olla grande, como esta, pero sin que llegue a hervir. A continuación, lo retiramos y procedemos al quemado: le prendemos fuego, ¡con cuidado para no quemarnos!
Fotografía: Red Aragón
                   Fotografía: Red Aragón
  • Mientras el vino está ardiendo, añadiremos las pasas, los higos y los orejones, estos dos últimos, a ser posible, en trozos más pequeños (basta con cortarlos en dos mitades). Remover con el cucharón más grande que tengamos, para no acercarnos al fuego.
  • Dejamos que el vino siga quemándose, ahora con los frutos en su interior, y esperamos cinco o seis minutos. El vino está absorbiendo todo el sabor de los frutos. En ese momento, apagamos la llama (cubrimos con una tapa la olla para apagar la combustión). ¡Ya lo tenemos listo!

Este vino tiene que ser bebido muy caliente para disfrutarlo con todo su dulzor y sabor. No obstante, tenemos que avisar de que hay que tomarlo con moderación, por su alto contenido en azúcar y alcohol, una combinación peligrosa cuando se abusa de ella, como muestra este artículo de Chemocare.

Esperamos que disfrutéis de una bebida muy apropiada para su consumo en fechas invernales  acompañada de unos dulces navideños de Lacasa. ¡Viva el vino… quemado!

¿SABÍAS QUÉ…? Las localidades de Orés y Layana, también en las Cinco Villas, conocidas por sus farinosos, elaboran el vino quemado añadiendo canela, membrillo, manzanas y un poco de ron. También cambia la receta en el Pirineo, donde se le añaden peras y suele cambiarse el azúcar por la miel, de ahí su nombre en esta zona, vino melado.


Desde La Cazuela de Aragón queremos comprometernos con el consumo responsable de bebidas alcohólicas y hacemos nuestro el lema Si bebes, no conduzcas. Por una Navidad sin accidentes.

Las setas: del bosque al paladar

  • LA TEMPORADA DE RECOGIDA DE SETAS FINALIZÓ A PRINCIPIOS DE NOVIEMBRE. ALGUNOS RECOLECTORES SE AVENTURAN TODAVÍA EN SU BÚSQUEDA
  • EL BOLETUS Y EL NÍSCALO SON LAS ESPECIES CON MAYOR VALOR GASTRONÓMICO QUE CRECEN EN LOS BOSQUES DE LA PROVINCIA DE SORIA. EL COCINERO EDUARDO COMÍN PREPARA UN DELICIOSO RISOTTO CON LAS ÚLTIMAS SETAS DEL OTOÑO

GALERÍA CON LAS MEJORES FOTOGRAFÍAS

@jorgecalleja01 @3frange @pardoantonio13

La temporada de setas acabó oficialmente la primera semana de noviembre. Sin embargo, hay quienes todavía se desplazan a la provincia de Soria para recoger los últimos hongos del otoño.  Es el caso de Jesús Magdalena, vecino de la localidad zaragozana de Gallur y gran aficionado a las setas. Este experimentado recolector se desplaza a la localidad soriana de Abéjar una semana después de concluir la época de recolección. ¿Nos acompañáis?

Vídeo: La Cazuela de Aragón

Abéjar forma parte del área regulada Dehesa Robledal, con una baja presión recolectora pero con una altísima estimación de producción de setas, como refleja el servicio de micología de la Junta de Castilla y León.  Como otros recolectores, Jesús asegura que esta zona es muy rica en variedades: “Aquí podemos encontrar muchísimas setas. Podemos estar hablando de 20 tipos diferentes”.

                                   Infografía: La Cazuela de Aragón

La toxicidad es uno de sus aspectos más conocidos y presenta distintos grados: baja, media y alta (venenosa o mortal). La más mortífera de todas es la Amanita Phalloides, que causa el 95% de las muertes por ingesta de hongos. Conocer las setas es vital para una buena recolección, porque una mínima diferencia entre dos especies puede acarrear graves consecuencias. Es lo que ocurre con la Amanita Muscaria (conocida por su carácter alucinógeno) y la Amanita Caesarea, solo distinguibles por las manchas blancas de la primera. Ambas crecen en gran número en esta zona.

Otros ejemplares, como el Lactarius Helvius, presentan un grado de toxicidad importante, pero no tan elevado como para causar la muerte. Muchas incluso son aprovechables. Esta seta de la familia del lactarius puede ocasionar trastornos intestinales y gástricos cuando se consume cruda, pero da un excelente sabor a sopas y salsas cuando se seca y se espolvorea. Más tóxica es la Russula emética, responsable de graves trastornos digestivos. Valorada por su gusto picante, debe ingerirse en dosis muy pequeñas.

Es imprescindible saber cómo se recoge una seta comestible para una recolección satisfactoria. Jesús explica que el procedimiento comprende dos fases: la observación y la recogida. Aconseja no mezclar una seta en la cesta de la que no se esté seguro, porque se corre el riesgo de contaminar a las comestibles: Siempre que pueda ser tóxica hay que envolverla en papel de plata y verificarla después.

El níscalo es una variedad muy abundante en la Dehesa Robledal. Este lactario es un buen comestible, rebozado o frito. La seta de mayor valor culinario que podemos encontrar en estos montes es el boletus edulis, que Jesús conoce perfectamente. Incluso durante la temporada es muy escaso, por lo que los expertos recomiendan recogerlo en pequeñas cantidades y solo para consumo propio, ya que es una de las variedades que más sufren la recogida ilegal.

La mañana en el monte termina y la cesta está llena. Es el momento de encender los fogones: toca cocinar las setas.

Eduardo Comín es cocinero y profesor en la Escuela de Hostelería Topi, de la Fundación El Picarral. Este centro de la capital zaragozana está orientado a la formación profesional de los jóvenes en un proceso de aprendizaje de 18 a 24 meses. Eduardo presenta a continuación una receta que promete ser exquisita.

Vídeo: La Cazuela de Aragón

La jornada ha sido intensa, pero el resultado ha valido la pena. Tras la preparación, solo queda tomar asiento, relajarse y disfrutar de este rico plato dondelas setas son el ingrediente estrella.

                               Fotografía: Tesoros del Somontano

LOS CRESPILLOS, BUÑUELOS “AL ESTILO OSCENSE

@3frange

La repostería aragonesa tiene un fuerte componente tradicional, algo que la hace sin duda mucho más interesante y sabrosa a los ojos de gourmets y de aficionados a la buena comida. Hoy vamos a hablar del crespillo, un postre elaborado en la provincia de Huesca, concretamente en las comarcas de Somontano de Barbastro y Sobrarbe. ¿A que no adivinan cuál es el ingrediente estrella que contiene? Conozcamos más este producto puramente aragonés.

La elaboración del crespillo es muy antigua: tenía lugar tradicionalmente el 25 de marzo, día de la Encarnación, para unirlo a las celebraciones de la germinación de primavera, algo muy vinculado al mundo agrícola. Esta costumbre está otra vez de moda en localidades como Barbastro, donde tiene lugar desde hace dos décadas la Fiesta del Crespillo, que ahora busca ser Fiesta de Interés Turístico Regional.

Pero, ¿cuál es la receta de la elaboración de este dulce típicamente oscense? Aquí están los ingredientes que necesitaremos:

  • 6 huevos
  • 12 cucharadas de azúcar
  • 1 vaso de agua de anises
  • 1 copa de anís dulce
  • 1 vaso de leche o de agua
  • 1 zumo de naranja (optativo)
  • 3 gaseosas de sobre
  • Harina
  • 1 pizca de sal
  • Hojas de borraja

Una vez que tenemos todo lo que nos hace falta, hay que batir las yemas con el azúcar y lograr que quede espumoso. Después, tenemos que añadir la leche (o el agua, según lo que elijamos) y los sobres de gaseosa. A continuación tenemos que incorporar harina. Es importante que la pasta que vayamos formando sea espesa.

Tomamos las hojas de borraja, crudas por supuesto, las pasamos por la pasta y las freímos con mucho aceite caliente. Si queremos saber cuándo está en su punto la masa, simplemente observemos que el crespillo da la vuelta él solo. Los dejamos reposar y los espolvoreamos con azúcar.

NOTA: Podemos sustituir las borrajas por espinacas. De hecho, en la Feria de Barbastro se suele comprar espinacas también, ¡y da un resultado igual de bueno! Además, como en la mayoría de las recetas, cada maestrico tiene su librico, y en algunos pueblos se hacen con manteca y aceite. Incluso hay zonas en que se añade manzana para darle más sabor.

Por si os ha quedado alguna duda, o si queréis tener una idea de cómo deberían quedaros, os dejamos este vídeo publicado por Cocina Sin en Youtube.

¿SABÍAS QUÉ…? En algunas partes de Huesca existen también los crespillos de Carnaval. Se preparaban tradicionalmente el sábado anterior al domingo de esta festividad, y la diferencia es que no llevan ni borraja ni espinacas. Una de las comarcas en las que se cocinan estos dulces es la de Sobrarbe, donde se celebra el Carnaval más famoso de Aragón, el de Bielsa.

Arroz con borrajas y almejas

Fotografía: Gastronomía Aragonesa

@pardoantonio13

Se acerca la Navidad y con ella, el momento tan deseado por unos y tan temido por otros: las comidas y cenas familiares. ¿Conseguiré definitivamente sorprender a mis comensales con un buen Ternasco de Aragón? ¿Volverá la suegra a desaprobar mi besamel para acompañar unos cardos tiernos de la huerta de la Ribera Alta del Ebro? ¿Evitaré que la tía de Valdealgorfa se encuentre, como ya es tradición, las únicas raspas de la merluza rellena con jamón de Teruel?

Si vosotros también os hacéis este tipo de preguntas, estáis de enhorabuena. En la sección de recetas de La Cazuela de Aragón, encontraréis una gran variedad de consejos y platos culinarios de la tierra para acertar en estos días navideños.

La primera de las recetas que os sugerimos es un Arroz con borrajas y almejas. Un plato con un ingrediente muy aragonés, la borraja.

Para preparar este plato, necesitaremos los siguientes ingredientes:

  • 160 gr. de arroz
  • 400 gr. de borraja
  • 16 almejas
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cucharadita de perejil picado
  • 1 dl. de aceite
  • 2 dl. de caldo de pescado
  • 1 cucharada de harina
  • Sal

*Las cantidades indicadas de ingredientes están pensadas para un ración de cuatro personas, así que seguramente tengáis que multiplicarlas por dos, tres o, incluso, por  más, según el número de personas que se sienten a vuestra mesa y de lo “tragantúas” que sean algunos de ellos. 

PREPARACIÓN:

El primer paso es sofreír un poco de perejil y ajo picado en una sartén con muy poco aceite. A continuación, hay que añadir harina y caldo de pescado, para, posteriormente, agregar las borrajas cortadas en bastoncillos y el arroz. Tras diez minutos en el fuego, se echa la sal y se añaden las bandejas.

El truco para saber cuándo el arroz está en su punto consiste en esperar a que se abran las almejas y se rectifique la dosis de sal.

Para los que no estéis familiarizados con los fogones y el cocinar esté reservado para actividad y celebraciones extraordinarias, os recomendamos este vídeo del restaurante El Rincón de Aragón, donde se muestra, paso por paso, la preparación de este tradicional plato.

Vídeo: Aragón en abierto (AragónTV)

Y si queréis ser originales con la puesta en el plato, no podéis perderos este blog. Vajillas como las que aparecen en las fotografías se encuentran a la venta en tiendas como Ikea a partir de 2,99 euros, cada pieza, y dan a la mesa un toque diferente al de la vajilla clásica que os regalaron los abuelos de tu pareja.

Una vez leída nuestra primera sugerencia culinaria, ya sabéis. Toca ponerla en práctica antes de Navidad, para que esos días esté todo controlado.

Solo una recomendación más: seguid leyéndonos si queréis que todos vuestros comensales no se dejen ni el unto en estas fechas tan señaladas.

Postdata: os invitamos a que compartáis, a través de nuestros canales de Facebook y Twitter, vuestras dudas o sugerencias acerca de esta receta, y para aquellos que se atrevan, una fotografía con el resultado final de cómo os ha quedado.